La Taúlla, El jardín del Edén

ibiza
La Ibiza de los ibicencos #IbizaSabor16
12 diciembre, 2016
Descubrir el Vermut
2 marzo, 2017

Solo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni si quiera quieren encontrarlo”.

Alicia en el país de las maravillas.

…..

Erase que se era, hace relativamente poco tiempo, un amante de los viajes y la gastronomía, un rapsoda que disfruta contando historias y que se acercó a Aranjuez para conocer la cocina de Julio Velandrino. Tan maravillado salió de aquel restaurante que decidió empezar a escribir sus andanzas en un blog para compartir con los demás.

Este hombre, llegado el momento, pensó que tenia que cambiar el blog, y que mejor manera de empezar el nuevo que reencontrarse con la persona que tanta suerte le había dado cuando todo comenzó, Julio y su Taúlla.

Estaba cansado del viaje. Esta vez la aventura no iba a empezar tan cerca, pues mi amigo, añorando su tierra, su huerta, su mediterráneo, se encontraba en Murcia, en un antiguo molino de pimentón.

Cerré los ojos y me encontré en un precioso lugar. Enseguida apareció un hombre, de pelo cobrizo, que me guió con una gran sonrisa hacia el lugar donde ocurriría esta maravillosa aventura. Una mesa, que aquella noche se convertiría en barco y me haría navegar entre jardines por el Mediterráneo.

El oficial de puente, Mauri, el simpático pelirrojo, estuvo pendiente de mi en todo momento, pilotando la nave con destreza, guiando y explicando sin agobios, la vicisitudes favorables de este viaje.

El primer puerto que atracamos fue “Leguminosas con caldo de matanza y parmesano.” Sentí un escalofrió pero no de miedo, de sorpresa. Si así de bello era el primer lugar donde fondeaba, ¿Cómo serían los siguientes? Elegancia, textura y explosiones de sabor me rodeaban, y aunque quise quedarme más tiempo, decidí partir en busca de más. 

El siguiente lugar en amarrar fue “Monocromático de calabaza, naranja, boniato, untuoso de foie y montaje salvaje.” Boom! Cañonazos de sabor llegaron por estribor. Fuegos artificiales de mil colores cubrían mi retina y apenas dejaban ver mi nave que quise coger raudo para conocer mi siguiente destino.

Fue “Huevo de gallina happy con coliflor, migas de pimentón, espinacas y jamón.” No me dio tiempo ni a desembarcar. Ya aturdido por las maravillas vividas, esta me dejó herido de gusto pero pude acabar delicadamente con ella. En eso momentos mi cara se cubrió de una inmensa sonrisa que no se borraría en toda la travesía. Si la gallina era “happy,” yo ya era el “HombreHappy”. 

Vi sirenas nadar a mi alrededor, cantando y dando envidia a las estrellas. “Dorada con emulsión de ñora, caldo de miso, algas y huevas fritas”.

Tuve un banquete de dioses “Cerdo con salsa Yakitori (homenaje a chicote) cocinado al Kamado.” En ese justo momento Dionisio y Hestia me tuvieron celos.

Sin esperarlo descubrimos una isla “Arroz de pescados del Mar Menor, sepia sucia y crucíferas de temporada.” Un oasis donde me quedaría a vivir. Tierra y mar bailando en armonía como cuando una pareja se dan la mano en su primera cita.

Mis correrías parecían que terminaban no sin antes tomarme un merecido descanso. Dormí entre nubes mecido por un agradable brisa “tarta de queso con helado de remolacha, polen fresco y dulce de leche”.

De repente un murmullo me hizo abrir los ojos. En la mesa de al lado, un chico con la cara colorada y anillo en mano estaba pidiendo en matrimonio a su pareja. Tan cierto como todo lo que he contado.

Me di cuenta entonces que no estaba soñado. Todo aquel viaje era real, una cautivadora aventura de manos de un gran capitán, Julio Velandrino.

Esta cena es como una balada de los Scorpions. Belleza, Sensualidad, Intensidad y mucho Rock and Roll. 

Productos ecológicos, de temporada y de la zona. Un vergel en Espinardo, Murcia, que os recomiendo visitar más temprano que tarde.

Gracias, Julio.

En cada tarea que hacemos hay algo de diversión. Si encuentras ese algo, el trabajo te resultará un juego”

Mary Poppins.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *