Revelación, Alejandro Platero y yo

En un lugar de la Mancha
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre “SI” quiero acordarme… Restaurante Azafrán
24 noviembre, 2016
“Abre los ojos” La Tasquería
26 noviembre, 2016

Siempre he acariciado la idea de un poema seguido, sin asunto concreto, sostenido sólo por la sorpresa, el ritmo, el hallazgo, la luz, la ilusión sucesivas, es decir, por sus elementos intrínsecos, por su esencia.

Juan Ramón Jimenez

Generalmente no sabes cuando te entra el gusanillo por cierta cosa, te entra y ya está.

Pero en este caso, el gusanillo me llego a través de los sueños de un blog y quien lo relata, el espía Mr Cooking. Siempre bien manejado, como los guiñoles de antaño, por una mano maravillosa, la de Jesús Trelis.

Enseguida preparé una escapada a Valencia para conocer el restaurante Macel.lum del Chef Alejandro Platero y su mujer Raquel Bernal a la que no pude conocer por estar enferma. Pero como he de volver, ese asunto se solucionará pronto.

Nada más entrar me llevo la primera grata sorpresa. El local me pareció precioso, moderno, decorado con buen gusto.

Mientras esperamos los platos, nos traen un vino de la tierra, Bobal DeSanjuan, DO Utiel-Requena.

Y el PAN, con mayúsculas, de Jesús Machi.

Una buena elección de vino y un pan de esa categoría hizo que mi ritmo cardíaco se acelerara y empezara desde el minuto cero a disfrutar y a dar gracias a Jesús (Trelis) y a todos los santos de ese hallazgo.

Y se hizo la luz, empiezo a dejarme llevar por sus platos, llenos de ilusión, creatividad y lo más importante, sabor. No me sirve para nada una buena puesta en escena si no van acompañados de buen gusto.

Vuelvo a ser el #HombreHappy sumergiéndome en todos sus platos, con los nuevos y con el de siempre, su Yema de huevo, berenjena, mojama y encurtidos, para terminar con unos postres picantes que me llegan a enviciar.

Se nota que está enamorado de su tierra, de su historia, de sus productos… a los que les da la vuelta pero sin perder su esencia.

Esos “factores intrínsecos” son los que sirven para identificar la facilidad de lograr el triunfo. Y él los tiene.

Terminamos como se debe se terminar, con un buen whisky y una amena charla.

Un lugar que os recomendaría siempre.

Gracias Alejandro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *